Día a día de una ciudad que un lunes apareció llena de pájaros

Un día de mayo

Todo cambió y se volvió azul. Algunas se pusieron rojas de vergüenzas. Otros azules por la falta de respiración. Algunos se pusieron verdes por los insultos de los otros. Más gente, blanca porque no se lo esperaban.

Y los menos, con mucho disimulo, tiraron las rosas, para echarle migas a las gaviotas.

Comenzamos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: